On the work of buyer . If you need olive oil, wine or food from Spain write to winesinform@gmail.com

See some products and prices (Excel file) at www.winesinform.com/OfertaPublicaBodegasWeb.xls

Importer Sheet and Winery Sheet: Advises

Sobre el trabajo de comprador . Si necesita aceite de oliva, vino o alimentos de España escriba a winesinform@gmail.com

Vea algunos productos y precios (Hoja Excel) en www.winesinform.com/OfertaPublicaBodegasWeb.xls

Ficha de importador y Ficha de bodega: Consejos


jueves, 30 de julio de 2015

En la casa del corcho ... Reflexiones de Rosa María González Lamas y visita a Amorim



En la casa del corcho  

 
Por Rosa María González Lamas el 29/07/2015


Confieso que detesto las tapas rosca en las botellas de vino. No sé por qué se consideran de más fácil apertura porque yo usualmente paso las de Caín abriendo algunas. Tan es así que una de mis consideraciones a la hora de comprar vino es que, de preferencia, se cierre con un tapón de corcho.
El corcho es la corteza del alcornoque, una adaptación a las condiciones climáticas propias de la zona del Mediterráneo, que protege a estos árboles de sequías, altas temperaturas veraniegas, e incendios forestales que a menudo abundan en la región. Al corcho lo forman células muertas rellenas de un gas parecido al aire, y que lo constituye casi en su totalidad. De ahí que el corcho sea muy liviano y tenga las propiedades como la de actuar como barrera protectora del alcornoque en caso de fuego.
Producto natural, renovable y biodegradable, la extracción de la corteza de corcho es un proceso de bajo impacto y respetuoso con su entorno natural que se realiza cada 9 a 12 años, sin necesidad de cortar ningún árbol. La corteza comienza a regenerarse al cabo de un año de extraída. La edad promedio de vida de un alcornoque es de unos 170 a 200 años. Los alcornocales tienen, además, un importante valor como ecosistemas, ya que albergan diversidad de plantas y animales, muchos en peligro de extinción.
A pesar de que he visitado cientos de bodegas y que también he estado en algún bosque de alcornoques, nunca había estado en una corchera, cosa que tuve la oportunidad de hacer por vez primera este año, cuando me invitaron a visitar la corchera Amorim, en Portugal.
De los 18 millones de botellas de vino que se producen anualmente en el mundo, 12 se cierran con tapones de corcho y de éstos cuatro billones los produce Amorim. Fundada en 1870, Amorim no sólo es la mayor corchera del mundo, sino también la más antigua en operación continua, paralela a la cual se ha ido transformando la industria del corcho y la percepción sobre el empleo de este producto en el mundo del vino.
La planta de Amorim es enorme, y recorriéndola se pueden ver no sólo las etapas de la producción de tapones de corcho, sino los varios tipos de tapones que pueden producirse, así como algunas de las innovaciones de la industria.




Como preámbulo a una fábrica donde aún hay bastante intervención de la mano del hombre en varias de sus etapas, aparecen verdaderas montañas de láminas de corcho según han sido extraídas del árbol. Estas láminas son el punto de partida del que surgen tapones de corcho natural y tapones aglomerados, es decir, hechos a partir de los residuos de esos corchos naturales. En la planta pueden conocerse los distintos procesos de cortado, perforado, lavado, moldeado y almacenaje, antes de salir de la fábrica, así como producción de distintos formatos de tapón, como pueden ser los destinados a vinos tranquilos, y los destinados a vinos espumosos, como el champán. Un proceso que se redondea fuera de la fábrica, rotulando los corchos con las especificaciones de cada bodega.
Algo que me cautivó fue una máquina tipo MRI que han inventado en Portugal y permite analizar muchos corchos naturales de manera muy minuciosa, para asegurar que todos los de mayor calidad estén exentos de defectos.
El uso de tapones de corcho ha crecido desde 2010, en detrimento de los de plástico que han ido decayendo, o los de tapa rosca, que también han mostrado cierto estancamiento en los últimos años.
Lo que sí muestra crecimiento son los corchos que no precisan de sacacorchos para extraerse, como Helix, un nuevo tapón de corcho destinado a vinos pensados para beberse jóvenes y que, en lugar de apostar por la tapa rosca, ofrece un tapón de corcho que puede extraerse sin necesidad de sacacorchos y volverse a colocar en la botella para preservar cualquier vino remanente.

***La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente, así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.

Orígen información:  Sal!

No hay comentarios:

Publicar un comentario