On the work of buyer . If you need olive oil, wine or food from Spain write to winesinform@gmail.com

See some products and prices (Excel file) at www.winesinform.com/OfertaPublicaBodegasWeb.xls

Importer Sheet and Winery Sheet: Advises

Sobre el trabajo de comprador . Si necesita aceite de oliva, vino o alimentos de España escriba a winesinform@gmail.com

Vea algunos productos y precios (Hoja Excel) en www.winesinform.com/OfertaPublicaBodegasWeb.xls

Ficha de importador y Ficha de bodega: Consejos


jueves, 16 de junio de 2016

Javier Sánchez-Migallón: Lo confieso: estoy harto

Lo confieso: estoy harto 
                           
Hoy día, las nuevas tecnologías ayudan en muchos casos, pero dan un arma a cualquiera para que pueda libremente disparar por doquier, aunque no tengan ni la formación, ni el criterio ni la experiencia suficiente para dar lecciones a quien ni las pide ni las quiere en esto del vino




Javier Sánchez-Migallón
Javier Sánchez-Migallón, Director Ediciones Albandea y El Correo del Vino


           
Te das una vuelta por la red y no tardas en descubrir niñitos que se creen que saben todo sobre el vino y se atreven a dar catas sin catar el vino, simplemente insultando a todo aquel que no opina como ellos. El vino es lo que ellos dicen y todos, el resto del mundo, están equivocados. Lo demás no vale, y te inunda la sospecha al catar los vinos “fenomenales que pregonan”; el interés económico está tras la crítica y tras la alabanza; corrompidos y encima insultando. Algún día hablaré más a fondo de estos niñatos, que hoy no toca.


Afloran por miles las crónicas de restaurantes, de platos, escritas, muchas, por gente que no tiene ni idea y que pretende emular a grandes maestros de la restauración. También hablan de la cata, no solo de vinos, de la cocina más sencilla a la más sofisticada, y lees cada crónica que te quedas de piedra. Escritores gastronómicos que, creo, nunca han comido en un buen restaurante, pero se atreven a criticarlo.


Estos críticos de pacotilla, estos “expertos” juegan a criticar, van de modernos, logran seguidores, pero no se dan cuenta del daño que pueden hacer. Juegan con el pan no de un restaurante, sino de muchas familias, cuando critican sin conocimiento ni la sapiencia suficientes para poder hacerlo.

Estoy harto de leer a diario a tantos y tantos que hablan de los vinos, con lenguajes complicados, esnobistas dados a sacar aromas y sabores, que, al no saberlos ni ellos mismos, proponen unos nombres y unas excentricidades imposibles, ridículas, unos aromas que la mayoría de nosotros, los comunes mortales, ni hemos olido ni creo que muchos lo olamos en toda nuestra vida, y sin embargo osan calificar así a un vino.


Me da risas algunas cartas de vinos de restaurantes, amoldadas a unos trasnochados gustos, desordenadas, repetitivas, manoseadas por el tiempo y sin información suficiente, con reiteraciones obsoletas y ninguna novedad, sin apertura ni a los vinos ni a nada que pueda sonar a nuevo, sin riesgo chispa ni gracia.


Cada día desprecio más a estos gurús del vino que han conseguido que muchos vinos tengan que ser iguales para merecer ser puntuados: que un tempranillo de Cuenca deba ser como uno de Rioja, de Valladolid o de Granada, que exigen una tipificación, una adaptación a sus gustos. Como dijo el periodista argentino Alejandro Maglione “El vino habla en castellano o francés, no en inglés, en inglés, el whisky”.


Pero no todo es falta de profesionalidad, disfruto cada día más de excelentes artículos que te brinda la red, de gente de calidad contrastada, gente con experiencia, gente como hace poco Peñín, que sabía reconocer que con su experiencia aún se equivocaba, y aún era capaz de estremecerse con un buen vino; pero también con jóvenes deseosos de aprender, con un lenguaje claro y directo.


Y disfruto, cada día más, de poder catar esos vinos nuevos, esos “experimentos” de valientes enólogos que no se quieren ceñir al inglés y que hacen verdaderas delicias, nuevas, frescas, sorprendentes. Y ante una copa de estos buenos vinos, me alegro y disfruto pensando en la suerte que tenemos de tener tantas bodegas, tantos vinos distribuidos por toda nuestra geografía, y saber que aún nos aguardan sorpresas, ilusiones y poder probar vinos espectaculares aunque no tengan muchos puntos. Que yo bebo vino, no puntos.

Comentario de Wines Inform Assessors:


Recientemente he visto la lista de premios Baco y aunque supuestamente la hayan hecho expertos no me resulta fiable en absoluto.

Hablas de "críticos de pacotilla, estos “expertos”..." . Habría que ver caso por caso. Hay que conocer profundamente un sector productivo para ser capaz de valorar un producto profesionalmente.
Otra situación es la del consumidor, más o menos formado, que da su opinión.

La suma de opiniones de consumidores -dando a veces mayor relevancia a los que uno ya conoce que dan opiniones fiables y desinteresada-, es probable que sea más fiable para el resto de consumidores que la de los expertos profesionales.

En cierta manera sería una situación paralela a la del funcionamiento democrático en nuestras sociedades. No votan los elegidos ni los supuestamente preparados si no todo el mundo y la suma de estos votos es casi seguro que sea más fiable que el gobierno de la minoría "preparada".

Wines Inform Assessors

Origen información: El Correo del Vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario